Al desnudo | Turismo

Al desnudo | Turismo

Encontramos esta nota ilustrativa de nuestro querido Cabo Polonio en el portal Turismo y sentimos que teníamos que compartirla contigo...

Josefina Cornejo Stewart - Especial para Turismo 

El Zorro 

"(...) A mí me han dicho: ¿y esto es el Polonio? ¿y qué le ven? ¡Si aquí no hay nada! ¿Qué hay que ver en el Polonio...? Y yo le he respondido: `si usted pone atención, aquí va a encontrar mucho para ver... no más párese usted en un lugar alto y vaya mirando mientras gira despacio, vaya escuchando, vaya sintiendo... y después me cuenta´(...) Pero al Polonio hay que saberlo disfrutar. Hay que saberlo mirar... y llega la noche y se encuentran con toda la naturaleza del cielo limpio, sin focos, sin ruidos, como no la puede ver en otra parte (...)". 


Acertada descripción e indiscutible verdad. Es que estas palabras no pertenecen a cualquiera, pertenecen a el Zorro. Pero no confundirlo con Don Diego de la Vega, el personaje de ficción.

En Cabo Polonio el Zorro es otro. Aunque también mítico personaje, hijo de pescadores y lobero, fue uno de los primeros pobladores estables desde 1952, cuando se instaló allí con su familia.

Un gran conocedor del lugar que supo traducir con sus frases lo que le decía el paisaje. "Algunos dicen que vienen a despejarse, otros dicen que en el Polonio renacen otra vez. Muchos dicen que vienen para olvidar... Y yo digo que tal vez vienen para acordarse". Cualquiera sea la razón la estadía merece la pena.


El principio
El 31 de enero de 1753 naufragó la embarcación que dio nombre a este sitio y, ése más que un final fue un principio para este rincón especial. Al mando del barco pirata, protagonista de este hecho, estaba el capitán Joseph Polloni, conocido en esa época por ser un gran bebedor de vino.

Son más los que afirman que los que niegan, que esa afición haya podido producir ese trágico desenlace. Lo cierto es que su nombre bautizó al lugar que hoy es un imán para quienes quieren -literalmente- desenchufarse. 

Sigue leyéndola aquí...